Zitadina

Ver histórico

 

 

“Pero si el pensamiento corrompe el lenguaje, el lenguaje también puede corromper el pensamiento.”

George Orwell

 

 

 

Lenguaje Inclusivo

 

 

La Delicada Fuerza De Ser

 

Inclusión, esa palabra que por décadas pasó de leyenda a una realidad casi palpable que hoy está (para bien) manchándolo todo. Acostumbrarnos a su efecto no es casi de inmediato, ya que nos obliga a romper con la tradición, con lo establecido, a volvernos revolucionarios desde las entrañas, para expulsar una nueva manera de observar la vida.

 

De la inclusión nadie se salva: las leyes, los géneros, lo que está en vanguardia, la moda e incluso el lenguaje y la escritura, todo fluye para encontrar su cause y su causa. Ante los ataques sistemáticos de este otro tipo de evolución podríamos aplicar un clásico: “Nada se crea ni se destruye, solo se transforma (para el bien de los demás)”.

 

Una de esas transformaciones que más polémica ha causado, es el llamado “Lenguaje Inclusivo”. El cambio de las vocales en algunas terminaciones de frases o palabras, se dice que es para no excluir u ofender a la creciente variante de géneros que surgen, así como el modo en que nos dirigimos a aquellos que no encuentran su definición. Es notable que las insistentes correcciones por encontrarle el lado bueno a todo, también abarque la escritura y el lenguaje, no sin antes entender que estos dos, no han permanecido estáticos desde que el hombre se consideró un ser pensante. La decisión de darle un nombre a todas las cosas se volvió una tarea infinita.

 

La formación de la palabra, su construcción, así como su significado desde sus inicios, se ha modificado según el paso del tiempo; pensar que hoy día se mantenga como hace siglos es un error, el lenguaje y su escritura se han ampliado o reducido según las necesidades de comunicación. Los ejemplos de esas modificaciones siguen existiendo hoy más que nunca, en parte por la tecnología y la ciencia que han hecho lo suyo en favor de esto.

 

Hacer pronunciamientos como “elles”, suena tortuoso para los oídos y aberrante para la mirada, pero en este camino de discriminación que la comunidad LGBT+ ha vivido por siglos, modificar una vocal se mira como un chiste mal contado, lo pronuncia o lo dice aquel al que le hace eco. Pensar en todas aquellas personas que hoy están muertas por ser quienes eran, porque una sociedad no las quiso incluir en su familia es más ofensivo que la modificación del lenguaje.

 

Ni la comunidad, ni la escritura, ni el lenguaje dejarán de existir, tal vez se modifiquen según sus necesidades, pero algo hay de cierto aquí, cualquier constante está destinada al cambio

.

 

 

 

 

 

 

 

Zitatvsmx@gmail.com

Twitter @zitadina

 

 

 

 

 

Nota importante: Los textos que aparecen en las diferentes secciones de esta página son responsabilidad absoluta del autor o autora y no reflejan necesariamente el modo de pensar de este portal ni de sus administradores.